Los nazis ejecutan a Santiago Gapp, sacerdote marianista

13 de agosto de 1943. 

En Berlín, en la cárcel de Plötzensee. Siete de la tarde. Galpón de las ejecuciones. Tres hombres alrededor de una mesa: el fiscal Kurth, el funcionario Karpe y el inspector de prisiones Rösler. Han traído al reo:

– ¿Jakob Georg Gapp? – Sí, sacerdote católico.

Comprobada su identidad le entregan en manos del verdugo y de sus ayudantes. Poco después redactan el acta de la ejecución: “…El condenado a muerte, que permaneció tranquilo y sereno, se dejó colocar en la guillotina sin ofrecer resistencia. (…) Desde el momento de la entrega del reo hasta el anuncio de la ejecución pasaron nueve segundos”.

La Iglesia lo ha declarado MÁRTIR de Cristo. Juan Pablo II lo beatificó en Roma el 24 de noviembre de 1996, fiesta de Cristo Rey.

Beato Santiago Gapp, ruega por nosotros. Para que, como tú, también nosotros seamos valientes para denunciar las incompatibilidades de las ideas erróneas de nuestro tiempo con nuestra profesión de cristianos.

Santiago Gapp, Sm, mártir marianista, profesor del Colegio El Pilar